Residencia de jóvenes? un problema no resuelto

Al observar el interior de las residencias de niños y adolescentes vulnerados en sus derechos , los grupos que generan más desafíos en relación al manejo de la convivencia son, precisamente, los adolescentes; cuánto más podemos decir acerca de los jóvenes adultos de 18 años o  más, en donde la mayoría no ha terminado su educación media, y sumando dificultades, no existen redes de familia de origen o sustituta en las que podamos visualizar un posible egreso exitoso.

Por otro lado, las reparaciones emocionales psicológicas son mediocres por la alta rotación de profesionales al interior de la residencia, colegas que no logran generar vínculo terapéutico o que nunca realizaron las terapias porque “la joven no quiere ir a sesión”, no quiere hablar del dolor del abandono o del dolor que produce recordar la violencia que su propia familia negó.

20106396_1527673603951738_5123951925642407949_n

Nuestra residencia trabaja la dignidad como centro de la intervención, no solo desde sus edificios como tener una pieza por persona y un baño compartido para dos personas (por lo que damos gracias al Señor) sino también desde el forlatecimiento de los rudimentos necesarios para la vida independiente y educación integral. Nuestra opción de residencia ha sido el NO tener tías de trato directo, y asi trabajar desde la mirada comunitaria en la que todos somos parte de la casa y cumplimos un rol al interior de ella, por ejemplo: cocinar, limpiar, comprar en el supermercado, feria, lavar nuestra ropa, etc, así como también ser parte de la solución en los problemas de nuestra comuna, por ejemplo: el abandono de otros niños y adolescentes de otros centro de residencias que son red sename.

Oración:

Dios, ayúdanos a seguir adelante, ayúdanos a vivir en paz, ayúdanos a enfrentar nuestro pasado como sobrevivientes y ser agradecidos de que tenemos vida, que la violencia que nos vulnero no nos mató y que debemos seguir viviendo cada día siguiendo nuestros sueños.

Ayúdanos, Señor, a NO dudar de dónde vendrá la comida o el dinero para pagar la luz o el agua; Tú nos sustentas como lo has hecho durante casi 20 años en los que hemos estado sirviendo como fundación y 7 años y medio como Casa Esperanza.

Señor henos acá para servir de corazón. Que los niños y jóvenes que atendemos te vean a Tí y no a nosotros.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: