¡Estudiantes Ejecutivos MBA sirviendo en Casa Esperanza!

Hoy, 17 de enero de 2018, Casa Esperanza tuvo el privilegio de poder trabajar con un grupo de estudiantes de Ejecutivos de MBA de la Universidad de San Francisco dispuestos a servir y aprender sobre cómo Dios se está moviendo poderosamente en Casa Esperanza. Ayudaron en la construcción y limpieza en Casa Esperanza e interactuaron con las niñas en El Hogar.

Tuvimos la oportunidad de entrevistar a una de las estudiantes, Elena de la Garza. Ella trabaja y estudia su MBA al mismo tiempo, y compartió con nosotros, más sobre su experiencia y por qué es importante para ellos hacer trabajo voluntario en Chile.

Elena nos explicó que uno de los valores relevantes de la Universidad de San Francisco es el acto de servicio y la bendición de dar. Están motivados a vivir de acuerdo con estos valores y demostrarlos en acción.

Por otro lado, otras razones para venir a Chile fueron  el tener la experiencia intercultural y desarrollar una comprensión holística de la cultura, cómo funcionan las empresas, sus problemas básicos y encontrar soluciones, así como el voluntariado y encontrar formas de apoyar o retribuir para tener un impacto en esas comunidades.

Elena enfatizó que su deseo y motivación para estudiar el MBA Ejecutivo ha sido que a través de esta rigurosa educación de Executive MBA, Dios abra las puertas para tener más conexiones y poder usar esas conexiones para inspirar a otros a hacer un impacto y cambios en el mundo.

“El voluntariado es mucho más que solo servir, pero también devolver a Dios por todo lo que ha hecho y devolver esas bendiciones a otros porque hemos sido muy bendecidos”.

-Elena de la Garza

“Porque el Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos”. Marcos 10:45

IMG-20180117-WA0008

Jesús es la razón de la temporada

Como la Navidad se acerca rápidamente, esperamos que se tome un tiempo para reflexionar sobre el verdadero significado de la Navidad. Durante este tiempo, podemos distraernos fácilmente con el materialismo que nuestra cultura quiere imponernos. Por esta razón, debemos estar conscientes y asegurarnos de que nuestro tesoro no sea comprar, obtener o recibir regalos, sino compartir corazones auténticos y sinceros a través de un abrazo, una sonrisa o cartas escritas a mano.

La Navidad es un momento para recordar que el mejor regalo que recibiremos es Jesús. Jesús siendo Dios, decidió nacer de la manera más humilde, viniendo en forma humana, decidió vivir en la tierra y más tarde morir por nuestros pecados. Al hacerlo, nos dio el mejor regalo, Su vida para que pudiéramos ser salvos. ¡Él nos concedió la salvación! Es nuestro deseo para usted y su familia, durante este tiempo de Navidad, que disfruten el mejor regalo de todos, la presencia de Jesús, que nos dio a través del Espíritu Santo. Jesús es el motivo de esta temporada. Que Jesús esté con usted y su familia mientras rebosamos de la alegría, el amor y la paz que vienen con conocerlo y celebrar su nacimiento y su vida en la tierra.

También queremos agradecer a Dios por su amor infalible y fidelidad a lo largo de este año. Dios está haciendo cosas increíbles a través de House of Hope, y nos encanta que seas parte de ello. ¡Las chicas de la casa terminaron con fuerza este año académico! Muchas de las niñas se graduarán pronto, mientras vivan en una comunidad que solo tiene una tasa de graduación de escuela secundaria del 30%. Además, muchas vidas están siendo tocadas a través de nuestro programa de grupos juveniles. Tenemos el privilegio de acoger, amar y brindar una comida caliente a los niños de los orfanatos de los alrededores, dos veces por semana. ¡Muchas gracias por ayudar a que esto suceda!

Necesitamos algunas donaciones para apoyar a los jóvenes de Casa Esperanza. Tendremos un retiro para los jóvenes en enero, y enumeramos a continuación algunos de los gastos asociados con el retiro y los gastos de mantenimiento de Casa Esperanza. Confiamos en que Dios proporcionará todo lo que necesitamos, y le pedimos que considere en oración la donación.

Estas son algunas de las formas en que podría afectar a los jóvenes de Casa Esperanza:
– Por cada niño que asista al retiro es
patrocinadores. Podrías ayudar a enviar a una o más niñas que no podrían ir al retiro de otra manera donando $ 100 por cada niña que te gustaría patrocinar.
-Para servir comidas calientes a los jóvenes, u
es un gran gasto. Para continuar este ministerio dos veces por semana, necesitamos una donación de $ 90 mensuales.
-En 2017 experimentamos tres allanamientos en Cas
seguridad de las niñas que viven en la casa y evitar los robos, debemos asegurarnos de que la casa esté bien iluminada. Para hacer esto, necesitamos una donación de $ 150 por única vez que se utilizará para comprar una luz exterior.

Puede donar a Casa Esperanza en casaesperanza.com ¡Muchas gracias por su consideración para donar! ¡Les deseamos Feliz Navidad y bendito Año Nuevo!

Pero así como sobresalen en todo, en la fe, en el habla, en el conocimiento, en la seriedad y en su amor por nosotros, vean que también se destacan en esta gracia de dar … Cada hombre debe dar lo que ha decidido en su corazón para da, no a regañadientes o por compulsión, porque Dios ama a un dador alegre. 2 Corintios 8: 7 y 9: 7

https://youtu.be/Ze72Mlara00

“Un lugar para dejar de tener pesadillas y pasar a tener sueños”

Por Jano Molina, misionero urbano.

Durante al menos cuatro años, muchas personas han alzado sus voces [vía redes sociales] para poder criticar las irregularidades que (por AÑOS) han ocurrido en el Sename: desde los abusos sexuales, medicación descontrolada y muertes en los centros de protección. Lamentablemente las críticas no se traducen en acciones concretas. Y muchas veces no es por simple desidia, sino por desconocimiento de las oportunidades para poder contribuir en mejorar las condiciones de vida de niños y jóvenes que, por diversos motivos, tienen que pasar por el Sename.

Dios nos regaló la oportunidad de conocer el trabajo de Casa Esperanza – House of Hope. Daniel Trujillo visitó la iglesia donde somos miembros y nos contó qué era y el trabajo que realiza Casa Esperanza. Si entran al enlace, podrán conocer el trabajo del Centro Comunitario, Residencia y Redes Comunitarias. Y no es menor el trabajo que se hace, ya que en la Residencia las chicas encuentran (por fin) un lugar seguro para vivir, continuar con sus estudios, sanar el alma y encontrar paz.
Pero quiero hablar de la instancia donde, junto a mi familia, Dios nos ha permitido trabajar: el Centro Comunitario. En este espacio, hay niños de distintos hogares de protección (colaboradores de Sename), que asisten regularmente para tomar talleres de deportes, música (guitarra, batería, bajo, teclado y canto), manualidades, junto con clases de inglés y matemática. A mí, en particular, me tocó ayudar a organizar una bodega. Ese sábado, como ocurre cada sábado, comimos con todos los niños un almuerzo preparado por una amiga, mi esposa y algunas niñas de estos hogares colaboradores del Sename. En esa oportunidad fue la primera vez que vi un acto tremendo: llegó un niño sudado de tanto jugar, le pidió jugo a Daniel, quien le sirvió en un vaso. Luego de tragar el jugo, se secó la boca con la manga del polerón, abrazó a Daniel y le dijo:
– “Te quiero mucho tío”, dijo el niño.
– “Yo también te quiero… sé obediente”, respondió Daniel, en un abrazo como el que un padre le da a un hijo.
En la tarde, también pude realizar un taller de capacitación en Misiones Urbanas orientado a los voluntarios; taller que realizamos en dos oportunidades.
Pero también hay otra instancia de trabajo. Tiene que ver con lo espiritual. Y lo interesante es que nació en la relación que genera el Centro Comunitario y Redes Comunitarias con los vecinos, quienes comenzaron a ir al culto de los miércoles: Comunidad Esperanza. Lectura bíblica, cántico, oración, reflexión bíblica. No son muchos minutos los que se tienen para predicar la Palabra de Dios, pero es intenso. La última vez que pude predicar en el culto, hablé de que podemos tener confianza en Dios, porque nos ama tanto que lleva un conteo de nuestras lágrimas (Salmo 56). Algunas de las chicas se acercaron para poder preguntar la cita bíblica, ya que querían subrayarla.
Para nosotros como familia ha significado mucho. Nos ha acercado al problema de los “niños Sename”, pero por sobre todo nos ha acercado a la posibilidad de ser parte de los cambios que se requieren para dar igualdad de oportunidades y condiciones, las que van de la mano con la predicación del Evangelio, al mismo tiempo que cariño y afecto.
Si hay algo que he aprendido en todo este tiempo, es que mi fe puede hacerse tangible gracias al trabajo que realiza Casa Esperanza. En palabras de una de las chicas que tiene el beneficio de residencia: “Un lugar donde puedo dejar de tener pesadillas y pasar a tener sueños”.

Hermanos míos, ¿de qué le sirve a uno alegar que tiene fe, si no tiene obras? ¿Acaso podrá salvarlo esa fe? Supongamos que un hermano o una hermana no tiene con qué vestirse y carece del alimento diario, y uno de ustedes le dice: «Que le vaya bien; abríguese y coma hasta saciarse», pero no le da lo necesario para el cuerpo. ¿De qué servirá eso? Así también la fe por sí sola, si no tiene obras, está muerta. (Santiago 2.14-17)

Continue reading ““Un lugar para dejar de tener pesadillas y pasar a tener sueños””

Experiencia Increíble.

Tuve la increíble oportunidad de pasar las últimas dos semanas en La Pintana, Chile, quedándome en Casa Esperanza.  Fue el viaje más increíble de mi vida. Pude ministrar las palabras de Dios a las jóvenes y mujeres que se quedaron en la casa, así como a los niños en los orfanatos que hay junto a la casa. 23472722_1297335407039247_7143730094574779158_n

Cuando entré en la casa de la esperanza, esperaba tocar los corazones de todas las chicas allí. Sin embargo, cuando me fui, ¡mi corazón se llenó de amor de todas las chicas! Hay tantas cosas que quiero decir sobre este viaje, pero no tengo suficiente espacio para entenderlo todo. Hice nuevos amigos que nunca olvidaré. Doy gracias a Dios por haberme llevado a este viaje. Siempre estará en mi corazón, así como en todas las personas increíbles que conocí.

23561792_1297335480372573_7698766111198987601_n@ La Pintana

Whitney DeGuiseppi

Como va tu adaptación?

Preguntamos a una joven que vive con nosotros por su adaptación en la casa y nos cuenta

Una de las cosas que más me ha gustado es poder hacer mis propias cosas y aprender más, como que? Como lavar en lavadora primera vez que lavo porque en el hogar de niñas que vivi 15 años nunca lave porque  las tías lo hacían y después donde viví como adulta no teníamos lavadora si que es primera vez que lo hago, lo mismo en cocinar 

Estas pequeñas cosas son gigantes en la vida independiente, cuando vemos esto entendemos también muchas otras cosas de la realidad de nuestras adolescentes y jóvenes

Petición de Oración:
Les pedimos su oración para que nos adaptemos unos a los otros y convivamos en paz

Independencia

Residencia de jóvenes? un problema no resuelto

Al observar el interior de las residencias de niños y adolescentes vulnerados en sus derechos , los grupos que generan más desafíos en relación al manejo de la convivencia son, precisamente, los adolescentes; cuánto más podemos decir acerca de los jóvenes adultos de 18 años o  más, en donde la mayoría no ha terminado su educación media, y sumando dificultades, no existen redes de familia de origen o sustituta en las que podamos visualizar un posible egreso exitoso.

Por otro lado, las reparaciones emocionales psicológicas son mediocres por la alta rotación de profesionales al interior de la residencia, colegas que no logran generar vínculo terapéutico o que nunca realizaron las terapias porque “la joven no quiere ir a sesión”, no quiere hablar del dolor del abandono o del dolor que produce recordar la violencia que su propia familia negó.

20106396_1527673603951738_5123951925642407949_n

Continue reading “Residencia de jóvenes? un problema no resuelto”

Comunidad Esperanza.

Comunidad Esperanza es una reunión pensado para los jóvenes de los hogares de niños del sector; se realiza los días miércoles de 06:45 a 08:00 pm en donde tenemos tiempo de cantar, compartir, escuchar palabra de Dios y tomar once (cena chilena), juntos. Uno de los momentos que en los que hay más participación es cuando dejamos un tiempo para dar gracias a Dios y expresar las peticiones de oración, nos emociona ver en algunos de los participantes que aun cuando han vivido tanta injusticia en la vida son agradecidas de tener vida, salud y techo.  Continue reading “Comunidad Esperanza.”