Beca Japonesa de Maria Paz

mapi.jpg

Esta es Maria Paz. Ella tiene 21 años y vive con nosotros en Casa Esperanza. Maria Paz se inscribió recientemente en el Instituto Japonés y ahora está patrocinada por una beca 100% completa. Estamos muy orgullosos de su arduo trabajo y dedicación al idioma japonés. Tuvimos la oportunidad de entrevistarla sobre esta experiencia.

¿Qué opinas de Casa Esperanza?
“Casa Esperanza es un lugar digno para estar y estudiar”.

Cuéntanos cómo te hiciste parte del Instituto Japonés.
“Tuve problemas buscando el apoyo de la red para ayudarme. La beca se produjo porque un amigo me apoyó para estudiar y la revalidación de la beca fue para mi rendimiento académico el año pasado”.

¿Cómo te sientes acerca de tu logro?
“Estoy feliz de haber obtenido esta beca porque es el resultado de mi esfuerzo y la belleza del país japonés”.

Estamos emocionados de ver lo que Dios ha planeado para Maria Paz para este año. Él la ha bendecido con talento y dedicación a sus estudios. Por favor, oren para que ella continúe y crezca en todas las oportunidades que Dios le está dando. Podemos seguir trabajando a través de su apoyo y oraciones. Cualquier donación hace una diferencia en nuestro ministerio.donate.gif

Campaña Escolar.

COMPARTE!!.

Dignidad educacional para los niños, niñas, adolescentes que necesitan protección.

Iniciamos campaña de útiles escolares.
Aporta en materiales escolares o en dinero, eres de región o de otro país? si aportas nos comprometemos en enviar la boleta de lo donado con foto de entrega en Marzo.

CAMPAÑA ESCOLAR 2018

Lugar Seguro

descarga

Son las 03:25 de la madrugada, tocan la puerta, el timbre, alo, alo, alo Tío Dany, Tía Estefanía!!! gritan desde la calle, quien es? Niña-Adolescente 15 años cubierta en una manta temblando de frió, pidiendo ayuda porque ya no podía estar con la persona con quien vivía ahora, esto por situaciones muy complejas “no sabía dónde ir, me deja vivir con ustedes? por favor no quiero volver al hogar ni a la calle”, a esta joven la conocemos hace 2 años porque vivió en el hogar de protección cerca de nosotros y asistía al programa de comunidad esperanza como también a las clases del centro comunitario, es mi alumna de batería que se frustraba porque decía que no podía tener ritmo y termino tocando una canción a fin de año al frente de 100 personas, fue alumna de inglés de Estefanía en el colegio cercano nuestro que ayudamos y pudo pasar de curso, ahora vive con nosotros y esperamos poder ser un aporte integral en su corta vida.

Oración: Ayúdanos Dios a poder abrir las puertas de nuestra casa y de nuestro corazón a las personas que necesitan de ti a través de nosotros.

Daniel Trujillo

¡Estudiantes Ejecutivos MBA sirviendo en Casa Esperanza!

Hoy, 17 de enero de 2018, Casa Esperanza tuvo el privilegio de poder trabajar con un grupo de estudiantes de Ejecutivos de MBA de la Universidad de San Francisco dispuestos a servir y aprender sobre cómo Dios se está moviendo poderosamente en Casa Esperanza. Ayudaron en la construcción y limpieza en Casa Esperanza e interactuaron con las niñas en El Hogar.

Tuvimos la oportunidad de entrevistar a una de las estudiantes, Elena de la Garza. Ella trabaja y estudia su MBA al mismo tiempo, y compartió con nosotros, más sobre su experiencia y por qué es importante para ellos hacer trabajo voluntario en Chile.

Elena nos explicó que uno de los valores relevantes de la Universidad de San Francisco es el acto de servicio y la bendición de dar. Están motivados a vivir de acuerdo con estos valores y demostrarlos en acción.

Por otro lado, otras razones para venir a Chile fueron  el tener la experiencia intercultural y desarrollar una comprensión holística de la cultura, cómo funcionan las empresas, sus problemas básicos y encontrar soluciones, así como el voluntariado y encontrar formas de apoyar o retribuir para tener un impacto en esas comunidades.

Elena enfatizó que su deseo y motivación para estudiar el MBA Ejecutivo ha sido que a través de esta rigurosa educación de Executive MBA, Dios abra las puertas para tener más conexiones y poder usar esas conexiones para inspirar a otros a hacer un impacto y cambios en el mundo.

“El voluntariado es mucho más que solo servir, pero también devolver a Dios por todo lo que ha hecho y devolver esas bendiciones a otros porque hemos sido muy bendecidos”.

-Elena de la Garza

“Porque el Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos”. Marcos 10:45

IMG-20180117-WA0008

Conoce a nuestro Director Ejecutivo Vision for Children-Chile!

Daniel es chileno y un psicólogo de profesión. Está casado felizmente con Jessica Rivas, que es cantante y músico profesional. Él tiene tres hijas, Annais, Alicia y Maite. También disfruta de la música y trabajó en ese campo por un tiempo. Trabajó como psicólogo como jefe de proyecto y director de Hogar la Granja, el hogar de niñas de la Alianza. De 2010 a 2013 fue Director de la Casa de la Esperanza y ahora es el Director Ejecutivo de Vision for Children – Chile.

Daniel nos comparte más sobre el ministerio y su expansión, así como sobre el impacto que considera que se estará convirtiendo a largo plazo.

¿Cuáles han sido los mayores desafíos y satisfacciones en este ministerio?
Cuando comenzamos Casa Esperanza fue desde cero, con un lote vacío y muchos sueños para ayudar y bendecir a los niños, adolescentes y jóvenes de nuestra comunidad. Ha sido muy agradable ver el desarrollo, enfrentar los desafíos como una familia con Jessica y también como una familia en Cristo con la fundación.

¿Qué te motivo ser parte de Vision for Children y Casa Esperanza?
Ser parte activa en la búsqueda de justicia y dignidad para niños, adolescentes y jóvenes que han experimentado violencia extrema y viven en violación; poder brindar,  través de nuestros ministerios y programas ayuda real para los jóvenes que han terminado sus estudios. Hemos asumido estos desafíos como una familia, nunca pensamos que será tan difícil, pero tan hermoso al mismo tiempo.

¿Qué vendrá para 2018 y los próximos 5 años?
Casa Esperanza actualmente tiene una residencia para adolescentes y jóvenes, un centro comunitario y una red de apoyo comunitario para escuelas en La Pintana, que tienen una estructura organizacional establecida. Siempre fue la intención de abrir otro centro, es por eso que en este año 2018 comenzamos un proceso de apertura en el sur de Chile, específicamente en la Región de los Lagos. Trabajaremos con algunas escuelas de alta vulnerabilidad y ayudaremos en la plantación de una iglesia perteneciente a la Iglesia Bautista (UBACH) en una comunidad cercana. Sentimos que es hora de expandir nuestro ministerio a otra región y poder ser una bendición para otros niños y familias que necesitan a Cristo.  En lo particular, seguiré como Director Ejecutivo a nivel nacional de la fundación y encargado de la sede en la región de los lagos Chile, viendo la forma de que a 5 años, Dios mediante, podamos tener otra residencia que cumpla la labor de apoyar en momentos cruciales en las vidas de las adolescentes y jóvenes vulneradas.

20139779_10213652704690888_1029122062923155828_n

 

Directora de Casa Esperanza!

Casa Esperanza tiene el honor de presentar a Stefania Layseca como la nueva Directora de esta sede. Casa Esperanza ha tenido la bendición de ver su crecimiento espiritual en los últimos años; primero, como una de las chicas de Casa Esperanza en 2010, luego como coordinadora y ahora como nuestra directora. Es un gran privilegio escuchar su historia y orar por su nuevo puesto como directora y también como esposa. Ella se casará en Marzo con Alfredo Torres y es nuestro deseo que Dios bendiga su matrimonio, su nuevo papel de liderazgo y cada área de su vida de maneras poderosas e increíbles!

¿Qué significa el apoyo de Kerry como presidente de VFC y de Daniel Trujillo como director ejecutivo cuando ingresas en este nuevo rol de liderazgo?                                                    Ambas personas son muy importantes para mi y por ende es de suma relevancia sus opiniones en la toma de decisiones. Doy gracias a Dios por poder contar con ellos y su confianza, por que a la hora de trabajar a distancia su confianza es lo que mas cuenta.

Hablamos con ella y aquí hay un poco sobre ella y su ministerio en Casa Esperanza:
¿Cómo te describes?
Soy loca de una buena manera, confío en Dios siempre y creo en Él con todo mi corazón.

¿Cómo fue tu experiencia como una de las chiquillas en Casa Esperanza?
Dios tiene mucho sentido del humor,  porque fui bienvenida  justo cuando un terremoto tocó a Chile a principios de 2010, así que fue una buena bienvenida para comenzar. Vine a  Casa Esperanza porque mis padres tenían complicaciones económicas y sentí por Dios que era la mejor decisión. Tenía 23 años y era la chica mayor de las chicas de la casa. Fué un tiempo maravilloso pasar tiempo con estas chiquillas y muy bendecido tiempo.

¿Qué es lo que más disfrutas de ser parte de Casa Esperanza?Amo a mi comunidad y confío en Dios.  Este lugar cambió mi vida por completo estando aquí. Cuando tuve la oportunidad de servir y cuidar a las personas y pensar menos de mí y más en los demás, me di cuenta de que lo estaba disfrutando mucho y me dió un significado completamente nuevo en el ministerio. Porque ese es el amor de Dios y algo que cambió mi vida es ver el amor de Dios en acción. Él me ama incluso cuando soy rara o en situaciones estresantes, Él me ama mejor que nadie. En este lugar, tengo la oportunidad de compartir el amor de Dios con ellas y cada persona que es parte de Casa Esperanza.

Como coordinadora, ¿cuál ha sido uno de sus desafíos y las mayores satisfacciones?
Uno de mis desafíos ha sido tratar de poder entender bien cómo equilibrar mi papel como líder, figura de autoridad, en la que somos una familia, pero hay reglas que respetar y no se puede ser amigo cuando uno toma el rol de padre o madre o figura de autoridad. Quiero ser un ejemplo de Jesús como facilitadora, guía y un rol de autoridad para que ellos respeten las reglas y puedan sentir que son parte de una familia. La mayor satisfacción es poder hacer cosas con excelencia y ver que las cosas se hacen incluso cuando es difícil; porque hace que sus vidas sean mejores y mi vida más fácil.

Como nueva Directora de Casa Esperanza ¿cuáles son sus expectativas en este año 2018 que Dios hará a través de usted mientras lo sirve a Él y los cambios que desea ver?
Mi deseo es que las niñas puedan experimentar a Dios por lo que Él es y como un verdadero amigo que es algo que estoy orando ahora y es algo que puede suceder ahora o en el futuro, es en el tiempo de Dios. Quiero ser un instrumento y ser usada para los propósitos de Dios.

Una frase que Stefania finalizó la conversación que fue muy poderosa, sorprendente fue la siguiente:
“Disfruta todos los días aunque los dias sean buenos o malos, disfruta de cada sentimiento cuando estás loco o feliz, triste o alegre, cuando hay comida o no, cuando todo está loco o cuando las cosas están tranquilas. Porque solo sucede una vez y ese momento no volverá “. – Stefania Layseca

IMG-20180112-WA0016

Casa Esperanza impactando en Educación

26103092_10214580312602403_1958888388_n

La Prueba Selección Académica (PSU), se confirma que la educación en Gethos es solo una ilusión.
Una real solución es la educación técnica y de oficio, dignificando el diario vivir, en casos de jóvenes de residencia de protección solo el 5% aproximadamente termina la educación media a los 18 años, es urgente cambiar currículum educativo para grupos vulnerados y grupos vulnerables.

Agradecemos a Dios por la vida de Damy Rodriguez. Ella es una de tantas chicas que han estado en esta situación educativa y no miraba salida a su futuro. Casa Esperanza fue una fuente de apoyo y esperanza a su futuro y ella nos cuenta su testimonio:

“En lo personal he comprobado que la educación pública no es buena. Nos marginan y no nos preparan lo suficiente para la educación superior ni nos orientan sobre becas. No nos orientan de antemano sobre posibles becas y cuando sabemos, ya es demasiado tarde. Un ejemplo claro es la misma prueba de actitud desde octavo básico. Recién en cuarto medio se ve algo de información pero solo para educación técnica. La educación pública deja mucho que decir. Doy gracias a Dios que pude conocer Casa Esperanza y fué un puente para que yo pudiera estudiar y darme un mejor futuro.” – Damy Rodriguez, una de las chicas beneficiadas y agradecidas con Casa Esperanza por el impacto que ha hecho en su vida.